1. El caso Iguala

    El caso Iguala
    TeleSur
    Fecha de publicación 12 octubre 2014
    Los familiares de los jóvenes desaparecidos marchan con fotos de sus
    rostros (Foto: EFE)
    Fecha de publicación 12 octubre 2014
    La desaparición de 43 estudiantes mexicanos y la sospecha de haber
    sido asesinados por la policía o el grupo criminal “Guerreros Unidos”
    volvió a sacar a la luz la cruenta violencia a la cual están sometidos
    los jóvenes de Iguala, en Guerrero, donde los asesinatos se
    caracterizan por quedar impunes.

    Han pasado dos semanas desde la desaparición forzada de los 43
    estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de
    Ayotzinapa que sacudió a México y al mundo entero. Desde ese fatídico
    26 de septiembre los familiares de los jóvenes y el pueblo mexicano
    han desbordado las calles para exigir su recuperación con vida.

    Sin embargo, en vez de recibir respuestas esperanzadoras de las
    autoridades locales y nacionales, se han encontrado con la
    desconsoladora noticia del hallazgo de varias fosas clandestinas con
    28 cadáveres cerca de la ciudad de Iguala, estado Guerrero (sur), los
    cuales se sospecha pertenecen a los estudiantes desaparecidos.

    El jueves fueron detenidas cuatro personas que dieron la ubicación de
    otras cuatro fosas clandestinas donde aseguraron se encuentran los
    restantes 15 cadáveres de los estudiantes normalistas, pero este
    sábado 11 de octubre el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, informó
    que tras realizar peritajes forenses se determinó que no todos los
    cadáveres pertenecen a los estudiantes.

    Ante este escenario desconsolador, los familiares de las víctimas
    exigen celeridad en las investigaciones y justicia para estos 43
    jóvenes, quienes no han sido los primeros en sufrir la violencia que
    reina en Iguala.

    Alcalde de Iguala: responsable de la represión estudiantil

    El 26 de septiembre la policía municipal disparó contra los autobuses
    donde se trasladaban los estudiantes normalistas, hecho que dejó a
    seis personas muertas (una con signos de tortura) y 17 heridas, además
    de 58 estudiantes desaparecidos, de los cuales 15 aparecieron, uno de
    ellos muerto.

    Tras conocerse la noticia, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca,
    pidió al Cabildo del Ayuntamiento de esa localidad una licencia por 30
    días para separarse del cargo, la cual fue concedida y desde entonces
    se encuentra desaparecido. Tan solo unos días después de huir cerró su
    cuenta de Facebook.

    Abarca está casado con la presidenta del Desarrollo Integral de la
    Familia (DIF) estatal, María de los Ángeles Pineda Villa, cuya familia
    está vinculada con el cártel de los Beltrán Leyva. Pineda también huyó
    y permanece desaparecida desde el pasado 30 de septiembre.

    El alcalde de Iguala y su esposa María Pineda

    El Cártel de los Beltrán Leyva es una organización delictiva en
    Sinaloa, México. Sus líderes son los hermanos Marcos Arturo, Alfredo,
    Héctor y Carlos Beltrán Leyva, quienes estaban a cargo de dos grupos
    de asesinos conocidos como “Los Pelones”, en Guerrero, y “Los Güeros”,
    en Sonora.

    Un informe del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen)
    indicó que el alcalde de Iguala fue quien ordenó el ataque contra los
    estudiantes normalistas, quienes supuestamente tenían planeado
    dirigirse al informe de labores del DIF, presentado por su esposa.

    El reporte señaló que el alcalde “siempre tuvo conocimiento de los
    hechos, pues fue constantemente informado por el director de Seguridad
    Pública Municipal. De hecho, el alcalde instruyó a Flores Velázquez
    para que persiguiera y detuviera a los estudiantes, con el objetivo de
    darles un escarmiento”.

    También el cuñado del alcalde de Iguala, Salomón Pineda, fue detenido
    este viernes 10 de octubre por su presunta responsabilidad en la
    desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y el
    asesinato de seis personas.

    El procurador general de México informó este jueves 09 de octubre que
    ya es oficial la búsqueda del alcalde de Iguala, José Luis Abarca; su
    esposa, María de los Ángeles Pineda; y el secretario de Seguridad
    Pública, Felipe Flores.

    Nexos de Abarca con el crimen organizado

    Los hechos delictivos de José Luis Abarca tienen su origen desde mucho
    antes del ataque a los estudiantes normalistas. El líder de Izquierda
    Democrática Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD),
    René Bejarano, denunció que el alcalde de Iguala trabajaba para el
    grupo criminal “Guerreros Unidos”.

    También, la supuesta suegra del Alcalde Iguala, Leonor Villa Ortuño,
    afirmó en una grabación difundida a través de las redes sociales la
    vinculación de su yerno con el grupo criminal “Guerreros Unidos” a
    cambio de recibir un pago mensual.

    “Mi yerno los protege a cambio de una cuota mensual de dos millones de
    pesos (unos 153 mil dólares). Manejan a su antojo a todos los
    comandantes y policías municipales de Iguala”, indicó Villa Ortuño en
    el video, donde aparece maniatada y con la cara cubierta.

    Abarca también está relacionado con el asesinato en 2013 de los
    líderes de Iguala de la Unidad Popular, Arturo Hernández Cardona,
    Félix Rafael Bandera Román y Ángel Román Ramírez, quienes habían sido
    secuestrados con otras cinco personas, las cuales escaparon.

    Otro asesinato vinculado con Abarca, que causó polémica en México, fue
    el del síndico administrativo, Justino Carbajal Salgado, ocurrido en
    marzo del 2013. Dos semanas antes de su muerte, Carbajal fue agredido
    a golpes por un grupo de hombres armados cerca del ayuntamiento y días
    después fue asesinado a balazos.

    Abarca fue postulado a la alcaldía de Iguala como candidato externo
    del PRD; asumió el cargo para el periodo 2012-2015.

    Testimonio de los sobrevivientes

    Paradójicamente, el pasado 26 de septiembre los estudiantes
    normalistas estaban recolectando dinero para realizar una marcha el 02
    de octubre en conmemoración de la Masacre de Tlatelolco, ocurrida en
    1968, donde fueron asesinados cientos de estudiantes que luchaban por
    sus derechos.

    Un estudiante de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de
    Ayotzinapa, llamado Marcos, sobrevivió a la matanza y secuestro del 26
    de septiembre y relató el infierno que vivió junto a sus compañeros.
    Según Marcos, ese día cerca de 70 alumnos iban a bordo de tres
    autobuses cuando se percataron de que eran seguidos por patrullas de
    la policía municipal.

    Marcos refirió que uno de sus compañeros del primer autobús bajó para
    pedir que los dejaran pasar y fue entonces cuando empezaron a
    dispararles. “El compañero Aldo fue uno de los primeros que se
    bajaron, entonces las patrullas sin decir nada simplemente empezaron a
    rafaguear arriba, a todos los vidrios (…) A Aldo fue al primero que le
    dieron un balazo porque estaba abajo”.

    Marcos, quien se encontraba en el último autobús, contó que los
    policías los bajaron a todos y comenzaron a llevarse a los estudiantes
    en las patrullas. “Vimos cómo los levantaron, los subieron allá a los
    chavos y ellos, mis compañeros, ensangrentados y golpeados, unos iban
    llorando de miedo, de impotencia.” El joven explicó que a él y sus
    otros compañeros no se los llevaron porque no cabían en las patrullas.

    Indicó que luego del terrible suceso llegaron maestros de la
    Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero
    (CETEG), algunos reporteros, transeúntes y otros compañeros de la
    escuela. Un poco después de la media noche escucharon nuevos disparos.
    “Ahí es donde perdieron la vida otros dos compañeros”, relató Marcos.

    Otro joven, llamado Omar García, confirmó lo relatado por Marcos. Él
    fue uno de los estudiantes en acudir al sitio para auxiliar a sus
    compañeros. Contó que al llegar escucharon disparos, por lo cual
    huyeron hacia el centro de Iguala, donde se toparon con un grupo
    militares que vigilaban la zona y los amenazaron: “¡Cállense, ustedes
    se lo buscaron!”.

    Para García el asesinato y secuestro de sus compañeros son solo “un
    caso más de gente desaparecida”. Indicó que “en México y en Guerrero
    se mata gente en esos llamados daños colaterales de la chingada
    política que hay contra diferentes fuerzas (…). Nosotros no queremos
    ser parte de eso. Queremos un México justo y libre”.

    Los estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos” de
    Ayotzinapa son, en su mayoría, hijos de campesinos. Durante años, han
    luchado contra la discriminación que sufren en la repartición de
    plazas en favor de escuelas urbanas por parte del gobierno estatal.
    También exigen apoyo económico para sus instalaciones y fondos para
    realizar sus prácticas profesionales. Han sido víctimas de constantes
    ataques de la policía.

    Caso Tlatlaya

    El pasado 30 de junio ocho militares ejecutaron a 22 personas en
    Tlatlaya, con el pretexto que se trataba de miembros del crimen
    organizado. Sin embargo, testigos afirmaron que las personas eran
    inocentes y fueron ejecutadas a sangre fría a pesar de haberse
    rendido.

    Pese a los constantes casos que salen a la luz sobre abusos de las
    fuerzas policiales de México, el presidente de esa nación, Enrique
    Peña Nieto, anunció ante la 69° Asamblea General de la Organización de
    las Naciones Unidas (ONU) que su país se unirá a las misiones de los
    cascos azules, también llamados soldados de paz.

    Esta acción generó críticas contra Peña Nieto, debido a la violencia y
    los asesinatos que ocurren regularmente en México por el ejército o
    bandas criminales, incluso con autoridades como autores intelectuales,
    los cuales quedan impunes.

    El mundo repudia desaparición de estudiantes

    La comunidad internacional ha expresado su consternación y condena por
    esta horrenda masacre, a la que calificaron como un “crimen de
    Estado”. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aseveró que la
    desaparición de los 43 estudiantes es un hecho de “extrema gravedad” y
    exigió la búsqueda inmediata de los jóvenes.

    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) considera que
    “los graves hechos de violaciones a Derechos Humanos”, ocurridos en
    Iguala, colocan a los estudiantes en riesgo de daños que constituyen
    “la máxima situación de irreparabilidad al tratarse de desapariciones
    y posible privación de la vida y la integridad física”.

  2. México es líder mundial en asesinatos; vamos ganando, debemos aplaudir al PAN y al PRI

    México es líder mundial en asesinatos; vamos ganando, debemos aplaudir
    al PAN y al PRI

    Pedro Echeverría V.

    1. El miércoles ocho se realizaron miles de manifestaciones en todo el
    mundo exigiéndole al gobierno mexicano de Peña Nieto que ponga fin a
    los asesinatos en el país y que aparezcan los 43 estudiantes de la
    Normal Rural. Las concentraciones se realizaron en por lo menos 100
    ciudades mexicanas y otras 50 en todo el mundo. Incluso parlamentarios
    y líderes políticos de EEUU, Europa y América Latina han exigido
    justicia. Pero los políticos están enredados pues en vez de buscarlos
    parece que buscan son ideas para presentar al caso de manera que sean
    menos lesionados. ¿Esperan acaso que surjan nuevos grupos armados o
    guerrillas?

    2. La desaparic ión, secuestro o asesinato de 43 jóvenes estudiantes
    de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, parece un juego -muy
    irresponsable- donde el gobierno estatal de Guerrero “le pasa la
    bolita” de la investigación al gobierno federal de Peña Nieto y éste
    no quiere hacerse cargo porque dice que es un asunto del gobernador.
    Lo seguro es que en el gobernador caiga toda la responsabilidad para
    que el gobierno de Peña Nieto salve su prestigio. Entre tanto los
    grandes empresarios -los explotadores que saquean la zona- han
    comenzado a pedir la cabeza del gobernador. ¿Cuántas cuentas se
    arreglarán de pasada?

    3. Echarle toda la culpa de las muertes y secuestros al narcotráfico
    ha sido la salvación del gobierno y empresarios en este juego
    internacional en el que sólo unos cuantos ganan. Todo ese inmenso
    narcotráfico en aviones, barcos, ferrocarriles y trailes, que
    atraviesa las fronteras “sin que nadie se dé cuenta de ello”, es la
    medida para conocer hasta qué grado gobiernos, empresarios y
    narcotraficantes están totalmente coludidos. Por ello hoy parece
    imbécil decir que los jóvenes estudiantes fueron secuestrados por el
    narcotráfico cuando fue el gobierno del PRI, PAN, PRD, del Pacto por
    México, el culpable indiscutible.

    4. Caro Quintero, el más famoso y popular narcotraficante de los años
    ochenta, se comprometió a pagar la gigantesca deuda mexicana si lo
    dejaban libre después de ser apresado en 1985. El gobierno de De la
    Madrid no aceptó, pero entonces los narcotraficantes tomaron la
    determinación de penetrar todas las esferas del gobierno para que
    pudieran andar libres como en su casa. Hoy es difícil saber quiénes
    -gobernantes, generales, empresarios- no son actualmente y quienes han
    sido los servidores de Caro Quintero, Félix Gallardo o Ernesto
    Fonseca, así como de los jefes más modernos. No parece haber
    diferencia entre millonarios y narcos.

    5. La realidad es que si de ser campeones mundiales se trata, pues
    México ya lo es: logró derrotar en muertes y asesinatos a la mafia
    siciliana de Italia, a los gánster de Chicago y Miami de EEUU y a los
    terribles narcotraficantes de Colombia. México los hizo añicos, los
    despedazó demostrando los recientes asesinatos de campesinos en
    Tlatlaya, el secuestro -posible asesinato- de 43 estudiantes y muchas
    más muertes de niños en Sonora y asesinatos de migrantes en
    Tamaulipas. Así México se colocó en primerísimo lugar gracias a los
    servicios del presidente panista Calderón y al hoy destacadísimo
    priísta Peña Nieto.

    6. Quizá por eso ha surgido el grito al unísono: “México, México, como
    México no hay dos; dirijámonos a la glorieta del Ángel para demostrar
    nuestro patriotismo”. La gente comienza a aglutinarse y grita:
    “Agradezcamos al buen gobierno que vamos ganando y ocupamos un honroso
    primer lugar”. Duele que los turistas yanquis no quieran visitarnos,
    que en Europa se hagan manifestaciones porque no les gusta nuestro
    primer lugar o que los japoneses reduzcan sus viajes a nuestro país,
    pero si en inversiones en salud, educación, vivienda ocupamos los
    últimos lugares en el mundo, ser líder mundial en asesinatos es algo
    que nos saca del último lugar.

    7. Un diputado fascista michoacano del partido anal, acaba de exigir
    que se cierren las normales rurales porque son nidos de guerrilleros.
    El rebuzno del diputado no es más que la repetición de lo que han
    dicho durante décadas la clase política y empresarial que busca
    extirpar lo poco popular que queda de la revolución de 1910-17. Con
    razón los estudiantes de la Normal Rural de Tiripetío -hermanos de la
    Normal rural de Ayotzinapa- colocaron en una ocasión un cencerro y
    unas orejas de burro a los dirigentes charros de la 18 del SNTE
    impuestos por la encarcelada Gordillo, creadora del partido anal.

    8. En el sexenio (2006-12) del panista Calderón llegamos -sin mucha
    competencia- a la cúspide: 100 mil asesinados y muchos más
    desaparecidos. Ni siquiera los países que estaban en guerra abierta de
    intervención (Israelíes contra palestinos, yanquis contra afganos e
    iraquís), pudieron superarnos en personas muertas; lo más importante
    es que seguimos conservando el campeonato. ¿Pretende acaso Peña Nieto
    conservar el mismo ritmo de Calderón con el fin de que crezca el
    prestigio del país? Si México lleva muchos años en los últimos lugares
    en atención de la educación, salud y vivienda, aunque sea conservemos
    el de asesinatos. (13/X/14)

    http://pedroecheverriav.wordpress.com

    Correo único: alterar@gmail.com
    Pedro Echeverría V. | octubre 13, 2014 en 7:26 pm | Categorías:
    Uncategorized | URL: http://wp.me/pSuUo-Cq

  3. ¿Después que digan que los estudiantes fueron asesinaron por el narco, por Aguirre, por Peña, qué sigue?

    ¿Después que digan que los estudiantes fueron asesinaron por el narco,
    por Aguirre, por Peña, qué sigue?

    Pedro Echeverría V.

    1. ¿Por qué el pueblo del estado de Guerrero es muy luchador,
    combativo y nunca ha dejado de participar en las luchas sociales? ¿Es
    porque su territorio es montañoso, difícil de penetrar por extraños y
    porque está cubierto por selvas y bosques? Sin duda ese estado -como
    los de Oaxaca, Chiapas, Michoacán- no fueron fáciles de conquistar y
    someter por los españoles; tampoco se dejaron dominar temprano por la
    modernidad capitalista, aunque hoy están profundamente penetrados en
    Acapulco, Zihuatanejo, la ciudad de Oaxaca, San Cristóbal de las Casas
    y Morelia. Sin embargo, por su historia política de lucha, Guerrero va
    adelante.

    2. El estado de Guerrero, desde la lucha por la Independencia de
    México en 1810, se convierte en el segundo estado más importante. De
    allí surgen grandes batallas campesinas encabezadas por Morelos, los
    Bravo, Guerrero y otros personajes; Chilpancingo e Iguala se
    convierten en poblaciones muy significativas en las luchas sociales.
    En Ayutla inicia Juan Álvarez -a mediados del siglo XIX- la batalla
    contra la dictadura “de su alteza serenísima” López de Santana, se
    desarrollan confrontaciones contra el Imperio, así como años más
    adelante para derrumbar la dictadura porfiriana. En los hechos el
    estado de Guerrero nunca he dejado de luchar por eso allí surgieron
    las guerrillas de Jenaro Vázquez y Lucio Cabañas.

    3. Hoy llevamos 18 días esperando que aparezcan con vida los 43
    estudiantes normalistas desaparecidos, que se haga justicia por los 21
    campesinos asesinados en Tlatlaya y de los otros seis asesinados en
    Iguala Guerrero. Probablemente el gobierno esté enterado que fueron
    asesinados desde la primeras horas y esté pensando y repensando cómo
    informar del caso. Se podría culpar -como siempre- al narco para
    salvar la política; se podría culpar al presidente municipal de Iguala
    y al gobernador por no atender su territorio; pero también al
    presidente Peña de desgobierno, por haber acumulado problemas sin
    resolver.

    4. Aunque la situación de desaparición de los estudiantes normalistas
    es gravísima, por las grandes manifestaciones de condena que se han
    realizado en México y en varios países, el gobierno priísta con la
    “mano en la cintura” puede resolverlo como lo ha hecho durante
    décadas: culpando a otros, disculpándose o llegando a acuerdos
    compensatorios con los “mal informados”. ¿Se ignora acaso que el PRI
    ha gobernado alrededor de 80 años porque le ha sobrado sagacidad y
    habilidad para resolver cualquier problema difícil? La gente
    consciente tiene la obligación de continuar luchando y exigir
    justicia; aunque el PRI siempre ha respondido que “llegará hasta las
    últimas consecuencias y tope donde tope”.

    5. Las religiones nos han enseñado a llorar por nuestros muertos y a
    culpar al “destino”. Llorar a un hijo es doloroso, pero pasados los
    días las tragedias se van olvidando y las tristezas se apagan. No
    pueden permanecer para siempre los recuerdos cuando la vida sigue
    adelante. ¿Adelante para quiénes? ¿Para los padres y hermanos
    campesinos en los que las esperanzas de cambio hacia adelante se han
    frustrado con el asesinato de un ser querido que luchó mucho para
    alcanzar un beca en una normal rural? o “adelante” para gobiernos cuya
    humanidad se expresa en la búsqueda de cargos políticos, de negocios
    empresariales y la acumulación de poder.

    6. Después de larga espera angustiosa lo importante es saber si estos
    asesinatos serán sólo un caso de tantos y el ejército y las fuerzas
    armadas seguirán ejecutando a cuantos les venga en gana por no
    someterse al capitalismo. La situación de los estudiantes, campesinos,
    trabajadores, ha sido muy grave en las últimas semanas. El gobierno de
    Peña Nieto, aunque cuenta con el enorme respaldo del PRI, el
    empresariado, los medios de información y el imperio de EEUU, no solo
    no ha resuelto los problemas urgentes sino que los ha agravado más. De
    ninguna manera renunciará por incapacidad -porque además el único
    gobierno que ha renunciado lo hizo en 1932- porque no pudo soportar la
    dictadura de Calles.

    7. Pero, ¿qué sigue? Lo seguro es que los guerrerenses -los habitantes
    de ese pueblo que lleva siglos batallando- seguirán luchando en las
    calles, las plazas y los campos. No sabemos si además como lo hizo
    Morelos por encargo de Hidalgo en 1810, el liberal Álvarez en 1855 y
    otros bravos personajes de ese estado, instalen nuevas guerrillas
    porque estén convencidos de que es la única forma que los escuchen y
    respeten. Pero, ¿qué harán otros estados, que dirán los dirigentes de
    otros grupos sociales golpeados por la burguesía (CNTE, electricistas,
    mineros, zapatistas, amloístas)? ¿Seguiremos llorando nuestra
    desgracia por impotencia, falta de unidad y carencia de ideas?
    (14/X/14)

    alterar@gmail.com